Balance “muy positivo” tras la celebración de la I Jornada Turística de Asotur en Trillo

La I Jornada Turística de la Asociación de Turismo de Guadalajara celebrada en Trillo el pasado sábado cumplió sus expectativas: servir de foro donde debatir algunos de los asuntos más importantes sobre el turismo en nuestra provincia, ser nexo de unión y conocimiento entre los asistentes -personas todas ellas relacionadas de una forma u otra con el sector- y fomentar el intercambio de ideas, proyectos y consejos sobre la materia. El balance que realizan desde la entidad organizadora es “muy positivo”, como asegura su presidente, Víctor Pascual

Establecer relaciones y conocerse, intercambiar ideas y consejos y compartir sinergias eran algunos de los objetivos que se planteaban al inicio de la I Jornada Turística de la Asociación de Turismo de Guadalajara. Celebrada el pasado sábado en el Real Balneario de Carlos III -las charlas técnicas matutinas-, el Complejo Turístico El Colvillo -el almuerzo- y las bonitas calles del casco histórico de Trillo – en el caso de la visita guiada que puso fin a la jornada-, ésta arroja un resultado y un “balance muy positivo”, a juicio del presidente de la entidad organizadora, Víctor Pascual.

La alcaldesa del municipio anfitrión, Lorena Álvarez, fue la primera en intervenir tras las presentaciones por parte de Pascual y Ángel de Juan, también miembro de la Junta Directiva de Asotur. Tras dar la bienvenida a los asistentes y agradecer a la asociación la selección de Trillo para la celebración de la jornada, Álvarez realizó una breve presentación personal –su origen es asturiano, una tierra cuyo principal sector es el turístico actualmente-, y se declaró una “enamorada” de Trillo, sus rincones y pedanías, tanto, “que decidí quedarme aquí a vivir hace ya 15 años”.

El discurso de la alcaldesa se centró en la recuperación de dos instalaciones turísticas que, desde hace un año, han vuelto a funcionar gracias a la apuesta decidida del Ayuntamiento de Trillo y la creación de una empresa municipal con el objetivo de gestionar ambos establecimientos, el Real Balneario de Carlos III y el complejo turístico El Colvillo. Si bien reconoció que el primer año de negocio no ha sido bueno, pues como para todas las empresas, los inicios siempre son duros, anunció por otro lado que, sin embargo, los datos fueron mejor de los esperados en el plan de negocio, con un repunte muy destacado de ocupación durante los primeros meses de 2019, sobre todo, en el caso del hotel balneario. Más allá de los costes, Álvarez puso de relieve la importancia que para el municipio tiene la puesta en marcha de nuevo de ambos complejos, tanto por el número de personas que de forma directa han conseguido su puesto de trabajo como por los beneficios indirectos que ya notan el resto de comercios trillanos, que han visto cómo se han incrementado los turistas en los últimos meses, tal y como también respaldaron con datos concretos desde la Oficina de Turismo de Trillo, cuyas técnicos también participaron en la jornada –al igual que la concejala de Turismo en el Consistorio trillano, Beatriz González-.

El siguiente en intervenir fue Marcelino Ayuso, Jefe de Servicio de Turismo de la Diputación de Guadalajara. En su caso, pronunció una charla técnica y muy amplia que resultó de mucho interés para los asistentes a la jornada, ya que realizó un recorrido desde los inicios del turismo en la provincia de Guadalajara desde el punto de vista de la Diputación hasta nuestros días, el momento presente y las líneas generales, terminando con el futuro de lo que tiene que ser el turismo en una provincia como Guadalajara. Ayuso repasó momentos históricos del turismo rural como las ya antiguas Casas de Labranza -lo que en aquel entonces era el turismo rural-, comentó el sitio en el que se sitúa la Diputación de Guadalajara en lo que a materia turística se refiere y es en un punto medio donde, aunque no tiene competencias directas, sí que realiza labores importantes como el mantenimiento o ayuda a ello de las fiestas populares y el refuerzo cultural para asegurar la pervivencia de la cultura en los pueblos.

Más resumidamente, Ayuso sobrevoló por encima de muchas ideas importantes que, a buen seguro, aflorarán en próximas jornadas o debates interesantes como el análisis de qué recursos son más importantes hoy en día a nivel de promoción, la problemática de montar una mesa de profesionales de turismo en una provincia como Guadalajara o el salto de recurso turístico a producto turístico; una charla realmente profunda y muy productiva para el futuro de estas jornadas.

Para finalizar, tomó la palabra Noelia Clemente, experta en turismo con más de diez años de experiencia, gestora de varias casas rurales en la provincia de Guadalajara y artífice de www.lamaletarural.es . En su caso, Clemente expuso una conferencia muy práctica y útil, y enumeró consejos e ideas de lo que, a su juicio, debe ser una buena promoción turística. Por ejemplo, explicó la importancia de detallar al visitante de una casa rural los potenciales de la zona. Ahondó en el hecho de que hay que conocer previamente uno mismo los recursos gastronómicos, culturales, deportivos, senderistas o de cualquier tipo que puedan ser interesantes para los visitantes, de manera que sea posible recomendar con garantías a las personas que nos preguntan en nuestros alojamientos por cosas tan habituales como dónde ir a comer, qué visitar, etcétera.

Al término de las charlas técnicas, los asistentes que lo desearon pudieron darse un baño relajante en la piscina activa del Real Balneario, por cortesía del establecimiento. Tras él, el restaurante de El Colvillo, situado enfrente del balneario, tan sólo separado de éste por un estrecho puente que cruza el río Tajo, acogió el almuerzo, al que le siguió una entretenida tertulia.

La jornada terminó con una visita guiada muy especial a Trillo. La señorita Niba, una joven trillana residente en el pasado del municipio, volvió de su época para relatar, en clave teatralizada, las anécdotas y curiosidades de la historia de Trillo, desde su puente romano a sus baños reales, mostrando también su belleza natural a través de sus pintorescas cascadas del río Cifuentes.
De este modo concluyó una jornada muy enriquecedora, que será, seguramente, “el inicio de otras”, como asegura Víctor Pascual, que aprovecha para “dar las gracias a Trillo, al Real Balneario y al Colvillo, así como a su Oficina de Turismo, por la buena acogida y las facilidades que nos han dado para el desarrollo de esta cita”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up