El senderismo (en Guadalajara) como alternativa a la COVID–19

Grupo de senderistas

Grupo de senderistas

Los tiempos pandémicos actuales han demostrado muchas cosas –buenas y malas–. Una de las más importantes (y positivas) es que hemos redescubierto la importancia de la naturaleza. Estar en contacto con el medio ambiente –más allá de los parques urbanos– es fundamental. Y hacer una buena divulgación del entorno, también. Existen muchas herramientas para ello. El senderismo es una de ellas…

De hecho, Guadalajara es una provincia que ofrece un sinfín de alternativas en este ámbito. Dentro del territorio arriacense existe una multitud de caminos por los que transitar y conocer a fondo el entorno medioambiental, histórico, deportivo y patrimonial del lugar.

Además, muchas de estas vías cuentan con algún grado de reconocimiento oficial. “Un sendero homologado es una instalación deportiva que está identificada por las marcas registradas de GR®, PR® o SL®, que se desarrolla preferentemente en el medio natural y que se encuentra convalidado por la federación autonómica y/o territorial correspondiente”, aseguran desde «Caminos de Guadalajara», un portal especializado en la materia.

Baliza de sendero de Gran Recorrido

Baliza de sendero de Gran Recorrido

Los senderos de Gran Recorrido (GR) y de Pequeño Recorrido (PR) “son itinerarios peatonales debidamente señalizados que tratan –siempre que sea posible– de evitar el tránsito por carreteras asfaltadas y con tráfico de vehículos”. Los GR, además, “han de poseer una longitud de más de 50 kilómetros, unir puntos distantes y recorrer parajes, comarcas, regiones o países muy lejanos entre sí”, confirman desde «Caminos de Guadalajara». En cambio, los senderos de Pequeño Recorrido (PR) “tienen entre 10 y 50 kilómetros y muestran unos entornos específicos. O, en su caso, llegan hasta una población, un refugio o punto de interés. Y, a menudo, conectan con un GR”.

Señalización del GR60 Pueblos de la Arquitectura Negra

Señalización del GR60 Pueblos de la Arquitectura Negra

En Guadalajara existen varios ejemplos de ambas opciones. Las más conocidas son las que están vinculadas con los senderos de Gran Recorrido. Entre ellos, destacan el «GR–10. Senderos de la miel», que atraviesa la provincia; el «GR-160 El Camino del Cid»; la «Ruta de la Lana-El Camino de Santiago», que va del sur al norte de la provincia; el «GR-66. Camino de la Hermandad», actualmente descatalogado; el «GR–60», que pasa por la «Arquitectura Negra»; o el «GR–88», también inactivo, aunque –en su día– uno de sus tramos pasaba por El Cardoso de la Sierra.

Todos estos trayectos ofrecen un inmenso abanico de posibilidades al excursionista. Y no exclusivamente deportivas. “Caminando también se puede gozar de aficiones como la fotografía, el dibujo, el interés por la flora y la fauna, además de la propia placidez que proporciona el hecho de viajar andando”, confirman los especialistas en la materia. Unas aficiones de las que también se puede disfrutar en los senderos PR y en otras alternativas viales que se ofrecen en los municipios arriacenses.

Senderistas por los caminos de la sierra con el Ocejón

Senderistas por los caminos de la sierra con el Ocejón

De hecho, se pueden encontrar muchas rutas en pueblos de la Alcarria, como Henche, Lupiana, Sacedón, Albalate de Zorita, Yebra, Valderrebollo y Horche. Otras dos zonas con un gran potencial senderista son la Sierra Norte –donde destacan el Ocejón, el camino de las minas de Hiendelaencina o el Hayedo de Tejera Negra– o el Señorío de Molina–Alto Tajo.  Éste último espacio presenta una gran multitud de caminos a través de los cuales recorrer gran parte del territorio.

Tampoco se puede olvidar la Campiña. En esta comarca, muchos ayuntamientos están apostando decididamente por la práctica senderista. Es el caso de Málaga del Fresno, Henche, Yebra, Horche, Yunquera de Henares o El Casar. Por tanto, cada vez se facilita más el ejercicio de este deporte, que es apto para todos los públicos. “No es necesario poseer unas condiciones físicas excepcionales ni una edad determinada.

Cualquier persona que guste del paseo o de la excursión lo puede realizar. Asimismo, se pasa por poblaciones donde es posible aprovisionarse o alojarse, razón por la cual no es necesario llevar mucho peso durante el recorrido”, aseguran desde «Caminos de Guadalajara».

Hablan los expertos

Víctor J. Pascual, director de «Senderismo en Guada»

Víctor J. Pascual, director de «Senderismo en Guada»

Por tanto, en la provincia se distingue un gran número de alternativas en las que poder disfrutar del senderismo. Pero, ¿qué opinan los especialistas sobre la situación de esta realidad en Guadalajara? En general, las opiniones son positivas. “Está bastante bien la cosa. Han surgido varios grupos senderistas. Además, la pandemia ha provocado que la gente salga al campo a disfrutar de este deporte”, asegura Ángel de Juan, responsable de «Caminos de Guadalajara». “Se ha demostrado que tenemos un gran potencial en lo que al turismo de naturaleza se refiere”, confirma Víctor J. Pascual, director de «SenderismoGuadalajara», una página especializada en este ámbito.

Incluso, existen diversas agrupaciones centradas en dicha realidad, como el «Club Alcarreño de Montaña», «Caminos de la Alcarria», «Sierra de Ayllón» o «Azuandarines», entidad radicada en Azuqueca de Henares. Asimismo, hay otras localidades en las que también se han fundado organizaciones senderistas, como Tórtola de Henares o Albalate de Zorita. “Todos estos grupos son independientes, ya que cada uno posee su propia filosofía”, asegura Ángel de Juan.

Angel de Juan, director de Caminos de Guadalajara

Angel de Juan, director de Caminos de Guadalajara

En cualquier caso, la totalidad de sus miembros coinciden en que éste es un deporte educativo de primer orden, al poner en contacto al ciudadano con el medio natural. “A los más jóvenes hay que inculcarles educación ambiental y eso se puede hacer mediante el senderismo”, defiende Ángel de Juan. De hecho, a través de este mayor conocimiento del campo, “las nuevas generaciones valorarán el planeta que tenemos”.

Sin embargo, todavía queda mucho por hacer en los centros escolares para estimular la concienciación ambiental a través de rutas senderistas. “Se debería impulsar una excursión al mes por los alrededores, para –de esta forma– comprender el campo y la naturaleza que circunda a los estudiantes”, proponen desde «Caminos de Guadalajara».

Empero, las bondades del senderismo no finalizan aquí. Todo lo contrario. Esta propuesta también permite el conocimiento de recursos históricos y patrimoniales de la provincia, ya que muchos recorridos atraviesan localidades con una gran riqueza pretérita. “«El Camino del Cid», por ejemplo, pasa por Atienza, Sigüenza o Molina de Aragón, tres municipios muy relevantes desde el punto de vista monumental”, asegura Ángel de Juan.

En consecuencia, y gracias a estos elementos, la mencionada iniciativa deportiva posee un componente turístico muy importante. “Hay que tener en cuenta que el senderismo no deja de ser la visita de una persona a un lugar y que consume en el bar, en el restaurante o en la casa rural de la localidad”, explica Víctor J. Pascual, de «SenderismoGuadadalajara».

“Guadalajara tiene todos los ingredientes necesarios para convertirse en un destino de «turismo activo» de la mano de proyectos senderistas. La provincia presenta un montón de parajes sin descubrir y que, además, son muy variados”, asegura la periodista Cristina Toledano.

Esta situación, ¿qué significa? “Que existen rutas arriacenses muy bonitas, pero que –todavía– no se encuentran señalizadas, por lo que se salen fuera de los circuitos convencionales orientados a las familias”, explica Cristina Toledano. Ante dicha situación, este deporte “necesita una inversión, una difusión y una marca”, agrega Víctor J. Pascual.

Camino de la Tetas de Viana en Viana de Mondéjar

Camino de la Tetas de Viana en Viana de Mondéjar

El papel gubernativo
Por ello, algunas Administraciones Públicas deberían «ponerse las pilas» para apoyar la mencionada alternativa. Es cierto que algunos consistorios guadalajareños se han dado cuenta de la importancia de esta opción y han diseñado rutas. Málaga del Fresno o Henche son dos claros ejemplos. Pero todavía queda mucho por hacer. “Existe un apoyo muy tímido por parte de las diferentes instancias gubernamentales”, critica Javier Verástegui, vocal de senderismo de la Federación de Deportes de Montaña de Castilla–La Mancha.

Además, las políticas oficiales han de ser más generales que las que actualmente existen. “Las administraciones públicas, y más concretamente la Consejería de Desarrollo Sostenible, tendrían que jugar un papel más relevante a través de la convocatoria de líneas de ayudas para que los ayuntamientos puedan crear y mantener opciones senderistas”, solicita Ángel de Juan.

Una opinión que es compartida por Víctor J. Pascual. “Para una mejor promoción del senderismo en Guadalajara se requiere la convergencia de varios factores. Entre ellos, la inversión económica por parte de los poderes institucionales, como una forma de apoyo y financiación a las localidades que quieran diseñar un sendero en su pueblo”, expone Pascual. “Si no hay subvenciones es difícil que los consistorios puedan impulsar y conservar estas alternativas”, agregan desde «Caminos de Guadalajara».

“Tiene que existir una colaboración entre administraciones. Han de impulsarse acuerdos desde los ayuntamientos, la Diputación Provincial y la Junta de Comunidades, para –de esta forma– crear un plan de trabajo con el que poder promocionar la mencionada actividad”. Una labor en la que también se debería consultar la opinión de los clubes y grupos de senderismo, así como de las empresas y profesionales centrados en esta materia. “Se ha de escuchar a todos los sectores implicados en el tema”, corrobora Víctor J. Pascual.

Peregrino en la Ruta de la Lana por Guadalajara

Peregrino en la Ruta de la Lana por Guadalajara

Una cooperación que se emprendería para evitar realidades como la que describe la periodista Cristina Toledano. “Nos hemos encontrado con senderos que, en su momento –cuando se hicieron–, estaban fenomenal, pero que no se les ha dado un mantenimiento continuado”. Son casos concretos –ya que muchas sendas presentan una “magnifica conservación”–, pero si se quiere estimular la mencionada actividad, todas las vías han de presentar un buen estado de uso y señalización.

Además, los poderes públicos también han de “incentivar estas opciones más allá de las zonas más conocidas para practicar este deporte, como son el Alto Tajo, el Río Dulce o la Sierra Norte. La provincia va más allá de estos tres emplazamientos. Guadalajara ofrece muchas alternativas para caminar”, explica Cristina Toledano. Se debe trabajar, por tanto, en un mayor esfuerzo promocional y de difusión.

En definitiva, el senderismo debe estimularse de manera clara y contundente, al constituirse como una «realidad transversal» que acoge en su seno medio ambiente, salud y deporte. “Tenemos que inculcar la importancia y los valores que esta actividad y el medio natural nos ofrecen a todos”, señala Ángel de Juan. Y este impulso no solo debe llegar en momentos de pandemia, sino de forma permanente. Porque el disfrute del campo y del bienestar personal ha de ser diario. No sólo bajo la amenaza de la COVID–19…

Estímulo a la «Guadalajara literaria»

Etapas del Viaja a la Alcarria

Etapas del Viaja a la Alcarria

El senderismo en la provincia goza de buena salud. Sin embargo, se debe seguir trabajando en algunos aspectos. Entre ellos, fomentar las rutas literarias que existen en Guadalajara. Una de las más conocidas es «El viaje a la Alcarria», basada en el libro homónimo de Camilo José Cela y que atraviesa localidades como Torija, Brihuega, Trillo, Pastrana o Sacedón. Todas ellas con una gran riqueza histórica y patrimonial. “En su día, coincidiendo con el centenario del nacimiento del autor, la Diputación hizo algo, pero quedó muy cojo”, asegura Ángel de Juan. “Hoy en día, esta ruta ni siquiera está promocionada”.

XXI Fiesta Ganchera del Alto Tajo.- Taravilla

XXI Fiesta Ganchera del Alto Tajo.- Taravilla

Además, otra alternativa que se podría estimular sería el camino dibujado en «El río que nos lleva», una novela de José Luis Sampedro en la que se homenajea a los gancheros del Tajo. “Sampedro describió muy bien este río a su paso por la provincia”, confirman desde «Caminos de Guadalajara». “Se trata de una alternativa que se encuentra muy poco difundida, por lo que debería crearse esta ruta y, además, organizarla bien”.

 

image_pdfExporta a PDF esta entradaimage_printImprime esta entrada

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up