Guadalajara es una tierra de contrastes, de lugares que por su belleza les hacen ser únicos; si hablamos de paisaje monumental encontramos un buen número de iglesias y ermitas románicas que pueblan toda la geografía provincial; o bien de gastronomía con restaurantes donde el comensal recibe un trato excelente y la calidad en algunos casos es de primera categoría; o de cultura y tradiciones, con botargas, danzantes, caballadas, fiestas que enriquecen esta tierra y por último si hablamos de paisaje medioambiental, la provincia cuenta una gran riqueza y destaca por supuesto el Alto Tajo, las tierras de Molina, los campos de lavanda de la Alcarria en Brihuega, las sierras, los embalses de Entrepeñas y Buendía y por supuesto el Hayedo de Tejera Negra.

Continuar leyendo