Recorriendo Guadalajara a través de sus sendas

Para este domingo queríamos hacer una ruta senderista corta y sola mañanera, suponíamos que tras las nevadas de los últimos días, el deshielo convertiría el campo en un auténtico barrizal, como así ha sido y no nos hemos equivocado. Además en las umbrías aún se mantendría algo de nieve, bastante más de lo que pensábamos.

Saliendo de Fuentelencina

Saliendo de Fuentelencina

Decidimos acercarnos a Fuentelencina, en La Alcarria, un pueblo ni muy pequeño ni demasiado grande; un pueblo en el que se respira que estas en La Alcarria y un pueblo que tiene una de las casas consistoriales más bonitas de la provincia, con balconada corrida que ocupa todo lo largo del edificio y una puerta franqueada por dos escudos en buen estado de conservación. También, si alguien lo quiere ver, en la iglesia se guarda un precioso retablo: nosotros no pudimos verlo porque la iglesia estaba cerrada a la hora en que pasamos.

No quisimos madrugar mucho, aún hace bastante frío por la mañana y a las 9,30 ya estábamos aparcados en la plaza de Fuentelencina. La ruta que queríamos hacer era, y lo es, corta, no llega a seis kilómetros, fácil y para toda la familia y que transcurre por un camino en buen estado, aunque hoy estaba embarrado.

Partimos de la plaza y continuamos por la calle Mayor hasta salir del pueblo y llegar al Parque el Molino, desde allí, junto a la carretera, sale un camino que forma parte de la Cañada Real, vamos en dirección a Pastrana por el lado izquierdo de la carretera.

La Alcarria nevada

La Alcarria nevada

Casi a un kilómetro llegamos a un desvío y cogemos un carril que toma dirección sur y gira a la izquierda. Mi compañero Víctor y yo (Víctor es el webmaster de Senderismo Guadalajara) nos deleitamos un rato con la nieve, pisándola y jugando con ella, casi como dos niños. Poco después, puestos de nuevo en el camino, pasó un tractor y su conductor se nos quedó mirando algo extrañado y como pensando:

-¿Qué harán estos dos por aquí a estas horas y con la que esta cayendo?.

Bueno esto es una suposición nuestra.

Seguimos nuestro caminar, haciendo fotos y deleitándonos realmente con la bella estampa de sol y nieve que nos ofreció el día en estos campos de la Alcarria. Casi una hora de camino y llegamos a una fuente, hacemos algunas fotos y seguimos la marcha; a nuestra derecha está el Barranco del Valdefuentes y recordé que un día en Fuentelencina me contaron que allí mismo hay una pozas en las que se bañaba el gran torero Manuel Rodríguez “Manolete” con su amante Lupe Sino. Un corto paso en ascenso y llegamos hasta un bello mirador con vistas al valle del Arlés y todo el valle que desciende de Fuentelencina.

Aquí la pista cambia de dirección y toma hacia el norte. Desde aquí, al fondo del todo, valle arriba, vemos el pueblo. Tranquilos, parando de vez en cuando y haciendo fotos llegamos por fin a la parte baja de Fuentelencina, junto a la Fuente Abajo por la que mana por sus seis caños, un buena agua. Subimos las escaleras que conducen a la iglesia parroquial y de aquí a la plaza. Antes de continuar viaje ya en el coche, tuvimos que cambiarnos de botas, pues estaban completamente llenas de barro.

Como la ruta nos había dado un poco de hambre, decidimos parar en Tendilla y tomarnos unos torreznos en el restaurante El Ferial. Allí, Victor, descubrió que tenían el mapa de #torreznosguada que en su web había elaborado, se sintió importante en ese momento.

Y ya el regreso a casa, pensando en la próxima ruta que vamos a realizar.

La Alcarria nevada

La Alcarria nevada

Fuente

Fuente

Fuente

Fuente

Fuente

Fuente

Barro

Barro

Nieve en la Alcarria

Nieve en la Alcarria

Valle de Fuentelencina

Valle de Fuentelencina

Fuentelencina

Fuentelencina

Fuente de Abajo

Fuente de Abajo

Fuente de Abajo

Fuente de Abajo

Fuentelencina

Fuentelencina

El Ocejón desde la era de Valverde de los Arroyos

El Ocejón desde la era de Valverde de los Arroyos

Aprovechando las últimas nevadas en la Sierra Norte, quisimos aprovechar para hacer de nuevo una subida invernal al pico Ocejón de 2.048 metros de altura.

Las previsiones tanto de tiempo como de nieve era buena, casi mejores de lo que esperábamos. Un par de días antes un Twitter de los agentes medioambientales informaba de una nevada importante en el Ocejón y la previsión del tiempo daba nevadas también en Valverde de los Arroyos. Decidimos llamar a nuestro amigo Rafa, el del mesón Los Cantos, y nos informó que apenas había nieve en el pueblo y que en el Ocejón sí la pisaríamos y además con hielo.

Decidimos Julio y yo acometer la subida la Ocejón y como la mayoría de las veces lo haríamos desde Valverde de los Arroyos. Serían las 9 de la mañana cuando arribamos al aparcamiento con tres grados de temperatura y algo de viento lo que seguramente bajaba la sensación térmica.

Camino de la cumbre

Camino de la cumbre

Puestos los guetres y preparado el equipo, comenzamos a acometer la subida por el camino tradicional; dejamos atrás el pueblo y en las era hicimos una bonita foto del pico. Nada de nieve hasta llegar a la parte superior de las chorreras y el pinar. Comenzamos a subir por el nevero con bastante precaución, pues había tramos de hielo que nos obligaba a andar despacio.

En casi dos horas de marcha llegamos al collado del Ocejoncillo y de ahí a la cumbre, extremando la precaución, pues la nieve estaba más helada. En la cumbre estuvimos unos minutos, hacia un viento que eleva las entrañas y vuelta a Valverde.

Fue una mañana de montaña y de frio, fue una mañana para disfrutar de nuestro pico más legendario y emblemático, de nuestro Ocejón.

Hoy recomendamos una nueva ruta en Caminos de Guadalajara, se trata de la segunda etapa de la serie Caminos de Oro y Arcilla, que discurre por sendas de montaña entre la localidad de Arroyo de Fraguas hasta Hiendelaencina, pasando por Zarzuela de Jadraque y Villares de Jadraque.

El primer tramo, la que va de Arroyo de Fraguas a Zarzuela de Jadraque ya la tenemos publicada en la web; ahora publicamos el segundo tramo.

Esta ruta de senderos de oro arcilla la recomendamos hacer en un pequeño puente, de dos o tres jornadas, para descubrir una parte de la provincia de Guadalajara cercana a las faldas del Ato Rey, un poco olvidada; son tierras de pastoreo, pero también tierras de oro y de arcilla para hacer cacharros, como ha sido siempre el caso de Zarzuela.

En la segunda etapa que hoy presentamos, la iniciamos precisamente en Zarzuela y por una buena pista asfaltada nos llevará a cruzar el arroyo Riatillo o de la Vega por un puente medieval, recomendamos llevar la cámara de fotos, porque el lugar lo merece. Ascenderemos por una senda de montaña y arribamos a Villares de Jadraque. Desde aquí continuaremos hasta el Puente de las Cabras que salva el Bornova y terminaremos en Hiendelaencina, donde disponemos de muchos servicios.

Esperamos que sea una ruta para disfrutar caminando por las tierras de Guadalajara.

Recordamos que esta ruta está publicada en el libro “Caminos de Oro y Arcilla”, en esta misma editorial.