Recorriendo Guadalajara a través de sus sendas

Homologar o no homologar senderos, this is the question

El senderismo no sólo es deporte, sino también es una forma de hacer turismo. Recorriendo los cientos de senderos homologados o sin homologar que hay repartidos por toda la geografía nacional, nos permite hacer un turismo barato y asequible, y una forma diferente de conocer nuestro medio rural.

Hace unos días en Checa se celebró el I Congreso de Turismo Rural #Checatur18, en el que tuve el placer de intervenir como ponente en el bloque 5 dedicado a Naturaleza, espacios naturales y turismo sostenible para hablar de la importancia de los senderos y caminos en el turismo rural.

En la ponencia, al empezar a desarrollarla, me encontré con un dilema, si se deben o no homologar los senderos, y en caso afirmativo que ventajas y beneficios aporta al promotor la federación regional encargada de su homologación.

La verdad es que desde hace algún tiempo tengo muchas dudas respeto a este planteamiento a la vista de cómo y de qué manera están actuando los máximo responsables de varias entidades federativas regionales y seguramente también del planteamiento hecho desde la propia federación española a través de su Comité Nacional de Senderos que es quién marca las pautas a seguir.

Marca de un sendero

Marca de un sendero

En mi charla simplemente manifesté de que si se señaliza un sendero para homologar (a priori siempre he sido partidario de ello y lo sigo siendo) hay que tener en cuenta los gastos que ello conlleva; desde la solicitud, pago de tasas para que un técnico recorra el sendero y de su aprobación posterior, pasando por el manteamiento constante y que cada cierto tiempo, de nuevo otro técnico en senderos vuelva recorrerlo para revalidarlo y seguir manteniendo la distinción.

A partir de aquí me asaltan muchas dudas de las que no encuentro respuestas. La primera de ellas es una sencilla pregunta ¿para qué sirve un sendero homologado y qué ventajas tiene frente a los que no lo están? La respuesta es ninguna.

Los costes de revisión y posterior mantenimiento son elevados para cualquier promotor, por lo que prácticamente no se homologan y pocos ya mantienen senderos, esto es algo que en mis muchos años dedicado al senderismo he podido comprobar. También el que las distintas federaciones (e indagado a través de las webs de las regionales), apenas aportan algo al promotor, por no decir nada; es decir no hay una contraprestación federación-promotor, pero sí indudablemente en el caso contrario: promotor-federación. No he visto que las distintas federaciones publiciten los senderos, o se informe de ellos, o se hagan publicaciones, salvo lo que se ponga en un apartado en su web, si es que lo tiene, y muchas veces escondido, y en la mayoría de los casos he comprobado que la información es obsoleta y/o errónea.

Señalización de sendero GR cerca de Sigüenza

Señalización de sendero GR cerca de Sigüenza

Hoy en día, cualquier promotor puede señalizar un sendero, pero no es necesario hacerlo usando las marcas registradas por la federación, ya que son propiedad de la nacional y consecuentemente de las autonómicas, y si se utilizan sin permiso se está infringiendo un delito de apropiación indebida. Digo que el promotor puede y debe señalizar su sendero con puntos y marcas diferentes a las homologables y con el dinero que le costaría la homologación instalar balizas, paneles, y una buena señalética que mejoraría mucho el sendero e invertir el dinero de la revalidación de la homologación en el propio sendero, metiéndole e incluso publicitándolo con folletos y publicaciones y por supuesto dando publicidad en Redes Sociales y en la propia página web del promotor. También se puede utilizar la plataforma de Wikiloc que con más de nueve millones de usuarios se pueden descargar los tracs de miles y miles de rutas y allí mismo es un buen lugar para colocar el trabajo de la ruta creada y de una manera gratuita.

Creo que el concepto de senderos homologados debe de cambiarse desde la propia Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME), y hacerlo sobre todo menos mercantilista, obligando a las territoriales a tener más técnicos en senderos con el fin de abaratar costes, a poner precios razonables y publicitar aún más sus propios senderos homologados.

Si esto no se hace bien y se toman medidas correctoras, estaremos abocados a la descatalogación de muchos de los senderos que hay en España.

Señalizando el descatalogado GR-66

Señalizando el descatalogado GR-66

Señalizacion en el Puente del Martinete con el Gr-10

Señalizacion en el Puente del Martinete con el Gr-10

Enlace del descatalogado GR-66 y con el GR-24 en Milmarcos

Enlace del descatalogado GR-66 y con el GR-24 en Milmarcos

Un GR y el Camino de Santiago, a veces coincien

Un GR y el Camino de Santiago, a veces coincien

Señalización del GR-10

Señalización del GR-10

Mojón en Valdeherrero (Milmarcos), con el descatalogado GR-66

Mojón en Valdeherrero (Milmarcos), con el descatalogado GR-66

Panel en Fuentelencina, con sendero no homologado

Panel en Fuentelencina, con sendero no homologado

Señalización de sendero no homologado

Señalización de sendero no homologado

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *