Descubrir Guadalajara de mirador en mirador (III)

 

Ahora que se va terminando el invierno y dentro de poco llega la primavera, tercera entrega de nuestra serie dedicada a los miradores que están repartidos por toda la geografía provincial; lugares desde los que podemos conocer la provincia de Guadalajara. Al igual que en las entregas anteriores, algunos ya están catalogados como miradores y aparecen en los mapas, pero otros, que son muchos, no los son como tales y por lo tanto la inclusión en esta lista se debe al interés paisajístico que despierta y a nuestro propio criterio.

Ubicación en Google Maps

21.- El Hundido de Armallones siguiendo la Geo Ruta 1

Hace ya muchos, en la década de los 70 y 80 del pasado siglo, ya se batallaba para que el Alto Tajo y más concretamente el Hundido de Armallones, se declarara parque nacional en su primero momento, aunque luego solo obtuvo la declaración de parque natural y que corresponde a una larga extensión de terreno en el tramo comprendido desde la zona de Orea y Checa hasta el Hundido de Armallones y varios enclaves medioambientales que forman parte del área de influencia.

Para ver el hundido tenemos dos rutas; la primera nos permite recorrer andando el tramo entre Valtablao del Río y el refugio de la fuente de la Losa que discurre por la margen izquierda del Tajo, río arriba. Se trata de una ruta de unos 7 kilómetros (solo de ida) siguiendo el trazado de los senderos GR-10 y GR-113, por lo que la ruta está perfectamente señalizada.

Y la que nosotros recomendamos se inicia en la localidad de Ocentejo siguiendo la Geo Ruta 1 habilitada por la dirección del Parque Natural del Alto Tajo y consecuentemente deteniéndonos en las diferentes paradas con los diferentes paneles informativos. Caminaremos por un buen carril y cuando lleguemos a la parada 5, será parada obligatoria para conocer detalladamente la formación del Hundido de Armallones. La ruta podemos continuarla hasta las Salinas de la Inesperada regresando posteriormente por el mismo itinerario.


22.- Fuentes de la Alcarria, el río Ungría

El Ungría es un pequeño río, corto, de apenas una treintena de kilómetros, que conforma uno de los cinco valles que surcan La Alcarria.

El río nace en las cercanías de Fuentes de la Alcarria en la cabecera del valle y lo largo del curso se asientan localidades como Fuentes, Valdesaz, Caspueñas, y Atanzón y Valdegrudas en el llano.

El valle va a ser declarado Paisaje Protegido, lo que implicará que toda la vega estará protegida de cualquier agresión medioambiental.

Para deleitarnos con el valle, tenemos varios puntos: por descontado desde el propio pueblo de Fuentes de la Alcarria; también podemos recorrerlo, a pie ya que hay camino y sendas que lo recorren. Y por último también acercarnos a Atanzón y recorrer las sendas que nos llevan a la balconada del valle.

Otoño y primavera son indiscutiblemente las mejores épocas para conocer y disfrutar del valle del río Ungria.

Para conocer mejor este pueblo te remitimos al capitulo 43 Visitar Fuentes de la Alcarria, del libro «101 cosas que hacer en Guadalajara», de Raúl Conde y Angel de Juan.


23.- Durón, Entrepeñas desde la ermita de la Esperanza

En los años 50 del pasado siglo, las mejores de tierras situadas a orillas del Tajo en el tramo comprendido entre el desaparecido puente de Mantiel y la Entrepeña, en el término de Sacedón, fueron expropiadas para la construcción de un gran embalse, el de Entrepeñas.

Este pantano, que hasta hace casi 30 años ha estado prácticamente lleno, inundó campos, carreteras, puentes, casas de labor, fincas y hasta una ermita. Durón estuvo a punto de perder para siempre la bella ermita dedicada a la Virgen de la Esperanza, pero el empeño de algunas personas solventó la situación.

Un día, hace ya muchísimos años, pasó por Durón don Domingo Díaz Ambrona, que por aquellos años ejercía de director de las obras de la presa de Entrepeñas. Se quedó prendado de la ermita de la Esperanza situada junto a la carretera que unía Cifuentes con Sacedón y a la orilla del Tajo en un lugar frondoso. Díaz Ambrona se propuso trasladar piedra a piedra la ermita y ubicarla en otro lugar. Convenció a las gentes de Durón y a las autoridades de la época para que se destinara una partida para trasladar de sitio la ermita y se llevó a un altozano sobre el rió y que era el lugar idóneo para reedificarla definitivamente.

Sobre este asunto hay un interesante librito que se editó en el año 1987 y que lleva por título: «La Virgen de las Esperanza y su santuario en la villa de Durón«, escrito por el sacerdote don Enrique Cabrerizo Paredes.

La ermita está situada en uno de los mejores miradores para contemplar el embalse de Entrepeñas con vistas de toda la zona. Para llegar hay que ir primero a Durón y después seguir por la N-204 en dirección a Cifuentes y como a un par de kilómetros sale a la derecha un carril que nos lleva a la ermita.


24.- Tierras de Molina desde la ermita de San Segundo en Hombrados

Un día las tranquilas tierras de la Sierra de Caldereros en el señorío molinés se vieron alteradas con la presencia de los equipos técnicos y artísticos de una superproducción cinematográfica. En el castillo de Zafra de rodarían algunas escenas de la sexta temporada de la popular serie Juego de Tronos.

Nuestra ermita, la de San Segundo se encuentra algo apartada de este cinematográfico lugar y está encarada en el alto del cerro de San Segundo, a 1.352 metros de altitud.

Para llegar hasta ella hay que seguir por una pista que parte de Hombrados en dirección norte y va a Campillo de Dueñas, como a unos cuatro kilómetros aproximadamente, en un cruce, seguimos por la pista de la derecha que nos lleva a la base del cerro y luego no tenemos nada mas que hacer un corto paseo hasta la ermita.

El lugar es espectacular, desde aquí se divisa prácticamente todo el señorío molinés y sus amplias tierras, la Sierra de Caldereros con el cerro del Lituero a 1.457 metros de altura y que la tenemos al oeste, y a los lejos hacia el sur, el Alto Tajo; en primer término el caserío de Hombrados. Al norte las llanas tierras cerealistas de Campillo de Dueñas y La Yunta, con Campillo en primer término.

Para los nostálgicos de la serie, dejamos un enlace con las escenas rodadas en el castillo de Zafra: https://youtu.be/fjm0h7_ZQVY


25.- Pico del Lobo, entre Segovia y Guadalajara

La Sierra de Somosierra es una larga sierra que separa Guadalajara y Segovia con picos que rondan los 2.100-2.300 metros de altura. Sobresale en la sierra el Pico del Lobo, cuya cima precisamente se encuentra en la provincia de Guadalajara. El Lobo con 2.273 metros, es el pico mas alto no solo de Guadalajara sino de toda la comunidad de Castilla-La Mancha.

En el lado segoviano se encuentra la estación de esquí de La Pinilla y hasta hace unos años llegaba un telesilla que llegaba casi hasta la cima, donde aún quedan los restos de lo que fue el restaurante; afortunadamente el telesilla se desmanteló.

La cumbre del pico del Lobo nos ofrece espectaculares vistas de toda la sierra, y de las provincias de Guadalajara y Segovia.

Para poder admirarlas es necesario subir hasta la cima y para ello tenemos que hacerlo andando. Hay dos itinerarios, el primero de ellos partir del puerto de la Quesera o bien salir de la estación invernal de La Pinilla, y nos llevaría unas tres horas en alcanzar la cumbre

Si no se es un montañero experimentado, recomendamos no subir en invierno por nieve y hielo.


26.- Almadrones, valle del Badiel

El río Badiel nace en las inmediaciones de Almadrones, muy cerca de la fuente de la Artilla y enseguida conforma un valle en el que se asientas varios municipios: además de Almadrones, Argecilla, Ledanca, Valfermoso de las Monjas, Gajanejos, Utande, Muduex, Valdearenas, Hita, Torre del Burgo y Heras de Ayuso. El Badiel es afluente del Henares desembocando cerca de Heras de Ayuso.

En el incipiente inicio del valle, en la localidad de Almadrones, y tras la iglesia parroquial, justo donde arranca la ruta del Camino del Cid que desciende al valle, hay un pequeño mirador que en cualquier hora del día no ofrece una bonita y agradable vista del valle. Desde el mirador, vemos el valle en ambas direcciones y nos da ganas de recorrerlo, por hacerlo que no quede, podemos seguir las huellas del Cid y de Alvarfañez en su algarada camino de la capital de la provincia.


27.- Budia, Mirador de Medio Mundo

Este es un mirador en mitad de la nada, en mitad del campo, pero es curioso porque está habilitado con mesas y bancos como un merendero cualquiera.

Situado en el término de Budia, desde el lugar tenemos quizás una de las mejores vistas con las que podemos deleitarnos en los miradores guadalajareños que estamos visitando. Nos encontramos en el paraje de Peñablanca, a unos 1.076 metros de altura y desde aquí las vistas son espectaculares, se ve, como dice su propio nombre “Medio Mundo”: Por un lado, las Tetas de Viana; luego Durón y el barranco de La Hoz Angosta, que le tenemos a nuestros pies; un poco más allá Mantiel, al otro lado del Tajo. A media distancia la ermita de la Esperanza de Durón, que es objeto también de nuestra visita; seguimos la vista y nos deleitamos con el pantano de Entrepeñas, especialmente cuando tiene agua y casi tocándolo con la mano, Budia, nuestro pueblo de referencia.

Para llegar al mirador, podemos hacerlo en una marcha de senderismo, de apenas unos 5 kms desde Budia, Caminaremos por el camino de Fuenteseca, cuando lleguemos al monte giramos a la derecha por una buena pista, luego en el primer cruce a la derecha y en el siguiente a la izquierda.

Publicamos un video gentileza de Budia Directo


28.- El valle del Henares desde el Castillo de Jadraque

Decía Ortega y Gasset que el “castillo de Jadraque se encuentra en el cerro más perfecto del mundo”, y no le faltaba razón.

En lo alto de un cerro cónico se alza el castillo que llaman del Cid y que domina casi media provincia, con los valles del Henares, del Cañamares, del Aliendre o del Bornova y que decir de la amplia vista que se nos ofrece con toda la cadena montañosa, desde la sierra de Guadarrama hasta la Sierra de Ayllón con montañas como Maliciosa, Bola del Mundo, Ocejón, Pico del Lobo y un largo etc.

El acceso al castillo está señalizado, ya que en las cercanías hay un amplio aparcamiento accediendo fácilmente a la fortaleza. Recomendamos recorrer todo su perímetro para deleitarnos con sus vistas y estar el tiempo que creamos oportuno, aquí no hay prisa, el tiempo se detiene.


29.- Miradores del Alto Tajo

El Alto Tajo esconde rincones que incluso los que vamos con cierta asiduidad muchas veces los desconocemos. Hace tiempo cayó en mis manos un folleto turístico con rutas por el parque y una de ellas estaba dedicada a los miradores del Tajo.

En sí es una ruta bastante larga ya que está diseñada para hacerla en bicicleta de montaña o en vehículo todo terreno, con una distancia de 33 km de ida; la vuelta es más corta, unos 18 km, dado que no entramos en los ramales de acceso a los miradores.

La ruta se inicia en la localidad de Taravilla y transcurre por una pista desde la que parten los diferentes ramales a los miradores y que está indicado:

El de la “Cueva del Febrero”, desde donde divisamos en primer plano el río Cabrillas y al fondo, de izquierda a derecha, la Muela del Conde y el pueblo de Peñalén.

El de “Pie y Medio”, que nos ofrece una espectacular panorámica del paraje de la Fuente de la Teja, junto al río Tajo, y la enorme losa caliza denominada “Peña Horadada” o “Peña de la Gitana”.

Y el del “Puntal del Pancho”, desde el que contemplamos el peñón calizo ubicado en el fondo del valle del Tajo, denominado “Castillo de Garabatea”.

Debido a que vamos a transitar por pistas que en invierno pueden estar en mal estado, recomendamos hacer esta ruta a finales de primavera, en verano o a principios del otoño, cuando los árboles de la ribera del río cambian de color.


30.- Torija, desde la ermita de Nuestra Señora del Amparo

La A-2, o la carretera de Barcelona, cruza la provincia de Guadalajara por la parte mas fea, subiendo por el valle de Torija hasta la meseta alcarreña.

Torija se asienta precisamente al borde de esta meseta y teniendo enfrente lo que siempre se ha conocido como Valle de Torija, franqueado a ambos lados, en su inicio en las cercanías de Taracena con la Peña Hueva y el Pico del Águila.

Hace muchos años, este valle era mucho mas frondoso cuando solo existía la carretera en dos direcciones; era fácil encontrarse con merenderos que acogían en los meses del estío a muchas familias guadalajareñas que subían pasar una agradable tarde, y también conductores que recorrían esta ruta y necesitaban un descanso.

Hoy el valle ha cambiado mucho, pero no ha perdido su encanto. Todos lo conocemos, quien mas quien menos lo recorre habitualmente en coche y lo más osados en bicicleta, pero desde las alturas apenas lo contemplamos y sorprende.

Para llegar al mirador, tenemos que entrar en Torija y buscaremos el camino que lleva a la ermita de Nuestra Señora del Amparo desde donde podremos contemplar esta parte del valle de Torija.


Entregas anteriores:
Miradores de Guadalajara (I). http://caminosdeguadalajara.es/2019/10/01/descubrir-guadalajara-de-mirador-en-mirador-i/
Miradores de Guadalajara (II). http://caminosdeguadalajara.es/2019/10/30/descubrir-guadalajara-de-mirador-en-mirador-ii/
Miradores de Guadalajara (III). http://caminosdeguadalajara.es/2020/02/10/descubrir-guadalajara-de-mirador-en-mirador-iii/
Miradores de Guadalajara (IV). http://caminosdeguadalajara.es/2020/03/11/descubrir-guadalajara-de-mirador-en-mirador-iv/
Miradores de Guadalajara (V). http://caminosdeguadalajara.es/2020/07/13/descubrir-guadalajara-de-mirador-en-mirador-y-v/

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up