Las diez rutas (a nuestro juicio) imprescindibles para “patearse” Guadalajara

Son solamente diez las elegidas, podrían ser muchas más, porque Guadalajara tiene infinitas rutas para parear; por aquello de la brevedad hemos elegido diez de las muchas que tenemos publicadas en la web. Además, muchas de ellas están en el ranking de las más visitadas y descargadas.

El orden de publicación es por supuesto aleatorio y sobre todo la selección, ya decimos que es a nuestro juicio. Solo son necesarias tener ganas para «patearse» Guadalajara.

1.- Las Pozas del Algibe

Situadas en el entorno de la Arquitectura Negra, que forma parte de la Sierra Norte de Guadalajara como comarca bien diferenciada. Las pozas conviene visitarlas después de un periodo de lluvias o de deshielo, pues es cuando más majestuosas se encuentran.

Hay dos rutas principales para llegar, una que parte desde la localidad de El Espinar realizando una ruta circular hasta las pozas y volviendo por Roblelacasa. Es una ruta sin apenas dificultad y muy sencilla de hacer.

Otra manera de llegar a las pozas se puede hacer desde Roblelacasa; es una ruta sencilla de unos 7 u 8 kilómetros, pero que aún nos está subida y descrita a la página de Caminos de Guadalajara.

Sin lugar a dudas la ruta a las Pozas es unas de las más visitadas y descargadas.

Accede a más información sobre la ruta


2.- El Castillo de Alpetea

Nos vamos al Alto Tajo, vamos a tener a vista de pájaro lo más espectacular de este parque natural que recorre junto el Tajo en una buena parte de la provincia.

Es imposible de describir la vista que se nos muestra desde este roquedal, como los es todo este espacio protegido, lo recorras por donde lo recorras.

La ruta es de unos diez kilómetros con muy poco desnivel y caminando por pistas y buenas sendas. Se inicia en la localidad de Villar de Cobeta y por bosques de sabinas nos lleva a uno de los miradores naturales de la provincia más desconocido y espectacular.

Esta ruta se puede completar con una visita al Monasterio de Buenafuente del Sistal, un baño en el Tajo en el Puente de San Pedro o una visita al centro de interpretación situado en el pueblo de Zaorejas

Accede a más información sobre la ruta


3.- Hayedo de Tejera Negra

Una visita a cualquiera de los hayedos que hay en España no nos defraudará; la sinfonía de colores es un regalo para la vista. El de Tejera Negra es uno de los hayedos más meridionales de España, junto con el de La Pedrosa en la localidad segoviana de Riofrio de Riaza y el de Montejo en la Comunidad de Madrid.

Tejera Negra ha sido, desde hace muchos años, espacio natura protegido, primeramente como parque natural y posteriormente ya forma parte del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara, uno de los parques más extensos de Castilla-La Mancha.

Para visitar este parque conviene hacerlo en otoño, siempre calculando como se ha presentado la estación, ya dependiendo de las lluvias y de lo retrasado que llegue el otoño estará más o menos espectacular. Pero las mejores fechas suelen ser entre la tercera semana de octubre y la cuarta de noviembre.

Para visitarlo es imprescindible solicitar el oportuno pase en una web de los espacios naturales de Castilla-La Mancha, ya que debido a la gran afluencia de visitantes, las visitas y el acceso están regulados.

Otra época buena para visitarlo, y sin los agobios del otoño, es durante la primavera. El parque ya empieza colorearse de distintos todos de verde y es un regalo para la vista.

Accede a más información sobre la ruta


4.- La Cueva del Oso

Realmente es una pequeña oquedad, pero tranquilo el senderista que no se va a encontrarse ningún plantígrado por los alrededores, aunque seguramente en épocas pasadas lo hubiera habido.

También es conocido el lugar como sitio o morada donde el Cid, dicen las leyendas, descansó algunas jornadas en su camino del destierro, pero son solo eso, leyendas.

La ruta a la Cueva del Oso, de unos 10 kilómetros entre ida y vuelta, parte desde la localidad de Prádena de Atienza y se sitúa en la ladera norte de la sierra del Alto Rey, a orillas del Pelagallinas, un pequeño río saltarín que cede sus aguas al Bornova.

Es una ruta sencilla para hacer con los más pequeños de la casa.

Accede a más información sobre la ruta


5.- Las Tetas de Viana

Son dos cerros gemelos que se encuentran en plena Alcarria, visibles desde muchos kilómetros a la redonda.

Hay un refrán que dice “Muchos las ven pero pocos las maman”, y quizás lleve razón, pues solamente a uno de los cerros, La Redonda, es al único al que se puede acceder mediante una escalera metálica que salva los apenas 50 metros de desnivel desde la base de la senda que nos acerca.

Para llegar a las tetas tenemos tres rutas diferentes, que confluyen en el mismo punto y que además podemos combinar a nuestro antojo, para empezar en un punto y terminar en otro y siempre pasando por estos cerros.

Una de las rutas comienza en Trillo, otra en Azañón y la tercera en Viana de Mondéjar, aunque también hay una cuarta que parte desde La Puerta, pero es mucho más larga y con sendas casi desaparecidas.

El cerro es un balcón natural que domina toda la Alcarria y hay que recorrer todo su perímetro en 360 grados para admirar una buena parte de la provincia: Viana de Mondéjar, Trillo, Cifuentes, El Olivar, Budia, Mantiel y un largo etc. Un juego en la cima consiste en adivinar cada uno de los pueblos y lugares más característico que divisemos.

Accede a más información sobre la ruta:

Desde Trillo

Desde Azañón

Desde Viana de Mondéjar


6.- El Garduño de Cela

La Alcarria no se olvida de Cela, quién cuando era joven, allá por 1946, decidió recorrer la Alcarria para conocerla y posteriormente escribir uno de los mejores libros de viajes: Viaje a la Alcarria.

Cela supo retratar sus paisajes, sus gentes, su luz… y en los pueblos se le recuerda.

Durón quiso aprovechar también este viaje y su ayuntamiento creó una ruta de senderismo llamada “El garduño de Cela”, y que recuerda cuando el viajero se encontró con Roque, el pastor, y este le vendió por dos duros un garduño que acababa de matar.

La ruta es circular y parte de Durón para llegar por sendas y caminos a Budia y subir posteriormente a El Olivar, un pueblo bien cuidado y poder admirar la Alcarria y el valle del Tajo desde un mirador. Después desciende a Durón por una bonita senda.

La ruta es de unos 10-11 kilómetros y se puede hacer en una mañana, por lo que el resto de la jornada lo podemos dedicar a conocer la comarca o incluso a degustar su rica gastronomía en cualquiera de los establecimientos de Durón, Budia y El Olivar.

Accede a más información sobre la ruta


Hundido de Armallones

7.- Las salinas de la Inesperada

En la provincia de Guadalajara hay varios centros productores de sal ya prácticamente abandonados o poco productivos: Las de Imón, Armallá, Saelices de la Sal, las del Gomellón o las de La Olmeda, por citar algunas.

En el Alto Tajo, en lo más profundo del Hundido de Armallones nos encontramos con las Salinas de la Inesperada, hoy abandonadas. Solo quedan las cuatro paredes de un viejo edificio y las bañeras donde se almacenaba el agua salada, que por evaporación dejaba posteriormente una fina capa de sal y junto a ellas aún queda el cable que cruza de orilla a orilla el río Tajo por un desvencijado transbordador. Por los alrededores, muy desperdigados, todavía se puede ver la barquilla y alguna sus poleas.

La ruta parte desde el pueblo de Ocentejo y nos permite admirar el Hundido de Armallones en toda su grandiosidad, es una caminata fácil que transita por un buen carril lo que nos permite hacerla con niños

Accede a más información sobre la ruta


8.- Tamajón, Retiendas y Bonaval

Recorrer las tierras de Guadalajara siempre nos depara alguna sorpresa y encontraremos algo que nos va a sorprender.

Desde Tamajón parte una ruta muy sencilla que sigue el trazado del GR-10 Senderos de la Miel hasta la localidad de Retiendas y posteriormente llega hasta las cercanías del viejo cenobio de Santa María de Bonaval, abandonado hace más de un siglo y medio y cada día más deteriorado y más en ruina, aunque en los últimos meses se ha procedido a una restauración lo que ha permitido que el edificio pueda mantenerse en pie durante algunos años más.

Santa María de Bonaval son esas ruinas que no debemos de dejar perder.

La ruta regresa de nuevo a Tamajón por un magnífico bosque de encinas y robles muy bien conservado.

Accede a más información sobre la ruta


9.- Recorrer el río Ungría

La Alcarria está formada por cinco valles con su correspondiente río p arroyo y a cuál más bonito,: el Matayeguas, el Ungría, el Prá, el San Andrés y el Tajuña, los cuatro primeros desembocan en quinto.

Uno de estos preciosos valles alcarreños es el del Ungría, que recorre de norte a sur la Alcarria.

La ruta que proponemos parte desde la preciosa localidad de Fuentes de la Alcarria, cuyo caserío se nos asemeja a un barco varado en estas tierras, además en sus cercanías nace el incipiente y saltarín río; recorremos el valle pasando por localidades como Valdesaz, Caspueñas y Atanzón, donde nuestra propuesta finaliza.

Se puede continuar río abajo hasta llegar a la localidad de Armuña de Tajuña, pero eso es ya otra ruta.

Accede a más información sobre la ruta.


10.- El Bosque de Valdenazar, donde la naturaleza se da la mano con las estrellas

Conjugar naturaleza y astronomía, aunque parezca una perogrullada no es imposible; podemos dedicar una jornada precisamente a patear una ruta de senderismo disfrutando de la naturaleza y por la noche divisar las estrellas y conocer el firmamento.

Esto es posible en el Bosque de Valdenazar situado en la urbanización Valdeluz y perteneciente al municipio de Yebes, donde también se encuentra un importante observatorio atronómico.

El ayuntamiento de esta localidad alcarreña recuperó un bosque y un camino para disfrute de los vecinos de esta urbanización construida a la vera del AVE y también de todos aquellos que quieran disfrutarla.

La ruta es corta, sencilla y muy instructiva. Esta toda señalizada y balizada por lo que no hay problema de pérdida. Parte desde junto al gran depósito de agua que forma parte del “Skyline” de la urbanización. Recomendamos siempre detenerse a leer los diversos paneles que jalonan la ruta.

Valdenazar se encuentra muy cerca de Guadalajara, incluso si queremos podemos llegar hasta el bosque caminando desde la capital alcarreña.

Accede a más información sobre la ruta


Y dos más de propina

11.- Subir al Ocejón

No podrían faltar en esta lista nuestros picos y montañas más emblemáticas: el Ocejón, el Alto rRey, el Santuy, el Cerrón, la Tornera, el Lobo, la Cebollera Vieja o Tres Provincias y un largo etc. Son montañas de poca altitud, no llegan a los 2.500 metros, pero forman parte del paisaje de la Sierra de Guadalajara.

Una de estas rutas, quizás por ser la más característica, es llegar hasta la cumbre del Ccejón, la montaña mítica de Guadalajara y que se distingue claramente mires desde donde mires. La subida se puede hacer en cualquier momento del año.

Nosotros proponemos en subir desde la localidad serrana de Valverde de los Arroyos, pero se puede llegar a la cumbre también desde Majaelrayo y ambas rutas coinciden en un punto del nevero del Ocejón, casi a mitad de camino hasta la cima. Desde lo más alto y situados en el vértice geodésico se divisa en trescientos sesenta grados un vasto paisaje y prácticamente toda la provincia de Guadalajara, la sierra de Madrid incluso en días claros los Picos de Urbión y el Moncayo.

Es ya una tradición, desde hace casi 50 años, subir el domingo anterior a nochebuena y poner allí un belén para celebrar una navidad montañera, en la cumbre se dan cita casi trescientos montañeros.

No es raro que en cualquier fin de semana su cumbre no esté hoyada por algún montañero, siempre hay gente allí arriba.

Accede a más información sobre la ruta


12.- Peñalara, lo más alto de Madrid

La sierra de Madrid, con Guadarrama a la cabeza, nos permitirá disfrutar de muchas y variadas rutas senderistas y de montaña, todas fáciles y cómodas de realizar. La cercanía con Guadalajara nos deja disfruta al completo de esta sierra cercana a nosotros.

Una tradicional ruta es subir al Peñalara que con 2.428 metros de altura es la cumbre más alta de la Comunidad de Madrid y una de las más visitadas, por lo que es también una ruta clásica de los montañeros y todos los fines de semana siempre encontrarás a alguien en la cumbre.

Se inicia en el Puerto de Los Cotos y hay un bien camino que nos lleva pausadamente hasta la cumbre pasando por las Hermanas, la Mayor y la Menor. Si lo deseamos podemos completarla con la Circular de Peñalara, que es regresar por Claveles, la laguna de los Pájaros y siguiendo el trazado del PR-15 pasar por las Cinco Lagunas y terminar en el punto de inicio, el Puerto de los Cotos

Accede a más información sobre la ruta

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up